jueves, 18 de septiembre de 2014

Por qué los hombres pecan en exceso y las mujeres en defecto

Primero me presento, me llamo Fernando y soy uno de los nuevos Preparadores Físicos de www.PrecissionFitness.es, he querido escribir este artículo para comentar un poco mis vivencias, mi visión del gimnasio y cómo podemos mejorar nuestro rendimiento.
Soy Máster en Biomecánica del ejercicio, escribiré periódicamente sobre el cuerpo humano y su biomecánica aplicada al ejercicio.

En mi experiencia como cliente primero y como instructor despu
és, en salas de musculación, quería distinguir a los dos sexos en la sala de fuerza, musculación o como le queráis llamar, con esto no quiero que se mal interprete, puesto que a mi entender los dos sexos deberíamos entrenar de manera igual, solo atendiendo a condicionantes de cada individuo dependiendo de sus cualidades específicas y no del sexo, pero salvo benditas excepciones, dignas de mi más merecida admiración, que, ya sean hombres o mujeres, trabajan en relación a sus objetivos, pero salvo estos casos aislados, os voy a explicar porque los hombres pecan en exceso y las mujeres en defecto".
 
El ego es y será uno de los lastres a los que nos enfrentamos día tras día en la sala, el ego de los hombres sobre todo, los cuales solo desean llenar las barras de discos, coger las mancuernas más grandes y por supuesto que les vean cuanto cogen, estoy seguro de que alguno prefiere coger 6 discos de 5 kg en vez de dos de 15, porque así tendrán la barra más cargada a la vista.
Los movimientos lejos de ser armoniosos y controlados, son bruscos e incontrolados, conozco alumnos que les tocaba en una rutina pecho, al final estaban entrenando espalda haciendo remos en las ayudas de los press de banca, porque obviamente no podían con el peso que tenían, se pasan el día oscilando para un curl de bíceps y yo pienso, ¡qué bien harían un swing con kettlebell!, explicar cómo una mancuerna puede multiplicar su resistencia por culpa de las aceleraciones y frenadas en cada repetición es algo real, que al suceder dentro de nosotros no somos conscientes pero está ahí y deberíamos ser conscientes de ello y de lo perjudicial que esto es para unas articulaciones no preparadas o con algún daño estructural.
Nuestras articulaciones están soportadas y controladas por nuestra musculatura, es el tejido activo, el que podemos controlar con nuestro sistema nervioso, a su lado nos encontramos el tejido conjuntivo pasivo, ese que no podemos mover ni controlar, pero que ayuda muchísimo al soporte estructural, compuesto de tendones, ligamentos, cápsulas, rodetes, meniscos, cartílago,...
Muchos de ellos están preparados para soportar fuerzas de tracción, cizalla o compresión, por poner un ejemplo, el cartílago se nutre por imbibición, esto es la entrada y salida de agua por la compresión del mismo, como si de una esponja se tratara. ¿Pero de verdad creéis que todo este tejido está preparado para soportar esos picos de aceleración y frenada que le estamos dando?  Yo creo que no, os pongo un ejemplo si cogéis un chicle y lo estiramos lentamente no se rompe, o le cuesta más romperse, en cambio sí le damos un tirón fuerte se rompe enseguida, pensar que es el mismo material, lo único que cambió fue la fuerza que ejercimos.
Este no es el único beneficio de trabajar con velocidades controladas, sin aceleraciones bruscas, otro beneficio es el aprovechamiento de la carga en todo el recorrido, si realizamos el ejercicio sin control habrá zonas del recorrido que la energía cinética que tiene la carga ya no nos proporcionará resistencia, únicamente para frenarla, pero entonces habríamos cambiado la línea de fuerza, por tanto la musculatura que trabaja.
O la aceleración de la gravedad, si el peso cae a una velocidad de hasta 9,8 m/s2 en dirección la tierra (para cargas gravitacionales) tampoco estaremos trabajando, lo hará la tierra.
Por eso la potencia sin control no sirve de nada".
Controlas tú el peso o el peso te controla a ti. Cada uno es dueño de su cuerpo, pero muchas veces o la mayoría no somos conscientes del daño que no estamos haciendo a medio/largo plazo.

La precaución, ese segundo lastre que en este caso sufren la mayoría de mujeres, actualmente trabajo en un centro de fitness y casi la mayoría del tiempo lo paso en el complejo exclusivo para mujeres y en él veo día sí y día también que primero, todas las mujeres tienen una excelente genética para coger volumen, o eso es lo que se creen ellas, me vienen con las frases de "yo no quiero coger mucho peso que me pongo muy grande" en el anterior centro donde trabajé de broma les cogía el calendario de fisicoculturismo y me ofrecía a entrenarlas para que compitieran en la próxima convención, ya que tenían una genética tan buena, y les digo que ya les gustaría a todos los chicos que se esfuerzan y entrenan tanto, tener su genética.
Hormonalmente ellas tienen en realidad menos ventaja para muscular que los hombres, es decir la falta de testosterona, esa hormona esteroidea responsable del aumento de masa muscular se encuentra en los dos sexos, pero en una proporción muchísimo menor en las mujeres, lo que les imposibilita para muscular como un hombre, esto lo que consigue es que os tonifiquéis, es decir músculos firmes y formas bonitas.
Y segundo pecan del mínimo esfuerzo, se creen que el cardio a la misma velocidad y repitiéndolo X veces por semana levantará el culo como si de un globo de helio fuese, o si las máquinas de abducción de cadera fueran las máquinas con las cuales la grasa se nos marchara, como si allí, debajo de la máquina estuviera un cirujano estético con la cuchilla.
¿Os creéis de verdad que una mancuerna de 1kg, para una musculatura como el pecho o la espalda, os ayudará? Vuestros músculos os agradecerán el trabajo con carga, es más os premiarán con unos músculos firmes y bien formados, no queréis el culo caído, ni el tríceps colgando, ¡pues a por ello¡

A vosotros os propongo que intentéis llegar a las repeticiones solos y controlando peso tanto en fase excéntrica como concéntrica y sin tirones, como si de una sinfonía se tratara y que adecuéis el peso a esa sinfonía y que la única ayuda que necesitéis será la de esa última repetición que hacéis a mayores de las que teníais marcadas, por otra banda que uséis el espejo para controlar la técnica y no para ver cuánto os creció el bíceps.

A vosotras os propongo que entrenéis más duro y que intentéis coger más peso, porque eso al fin y al cabo es lo que necesitáis la mayoría, puesto que ese músculo que os es tan fácil de conseguir es el que os pedirá más calorías para seguir ahí, con el incremento de consumo que ello supondrá y que os ayudara a tonificar y quemar más calorías, que hagáis cardio, pero mejor una sesión de sprints, o remar al máximo en intervalos, antes que interminables minutos en una cinta o elíptica, es decir incluir HIIT por ejemplo y combinarlo con entrenamiento de fuerza, os ayudará, os lo aseguro.


Para acabar felicitar los que sí entrenan bien, o por lo menos se preocupan de ello, vais por el buen camino, esto se traduce en menos lesiones (por tanto, posibilidad de seguir avanzando), y sobre todo más eficiencia y eficacia para conseguir los objetivos. A POR TODAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario