jueves, 25 de septiembre de 2014

La importancia de nuestro Sistema Nervioso en el progreso

Pongamos que nuestro cuerpo es una casa, con nuestro sistema de iluminación, de agua, etc.

Nuestro sistema nervioso central (SNC), recibe información de nuestros receptores sensoriales y procesa esta información y envía una respuesta.

Sería como cuando falla algo en nuestra casa, sea la luz, sea el agua, o cualquier sistema, la información nos llegará a nosotros y nosotros procesaremos la información y decidiremos qué hacer.


Vamos por partes, lo primero que sucede en nuestro cuerpo es la entrada de información, el sistema aferente, esta entrada se da por medio de los receptores, que pueden ser: mecanorreceptores, termorreceptores, nocioceptores, quimioceptores, etc, es decir para cada entrada de información habrá un receptor específico: cambios de luz, longitud, temperatura, etc.


Nuestros husos musculares, corpúsculos de Paccini, Meissnery, Ruffini, órganos tendinosos de Golgi, son algunos de los ejemplos de receptores. Este es el Sistema nervioso Periférico.

Sería como la señal que nos llega en casa de que internet no funciona, ese grifo no echa agua, o esa puerta no abre.

Este estímulo de cualquier tipo se traduce a impulso eléctrico en nuestro cuerpo por medio de las neuronas, ya que nuestro sistema de información se transmite por ellas de esta manera, cambiando en el caso de nuestra musculatura por ejemplo de un cambio de longitud en nuestro huso muscular a impulso eléctrico en nuestras neuronas para que se transmita la información, por medio de potenciales de acción entre neuronas por sinapsis.

Esta información llegará a distintos niveles de nuestro SNC dependiendo del tipo de estímulo, puede llegar a:

Nivel de Medula espinal.
Nivel de Encéfalo inferior.
Nivel del Encéfalo superior o Cortical.


Todo ello dependiendo del tipo de información que llegue, si son funciones que ya la medula puede solucionar, o seguirá subiendo si son actividades subconscientes o por contrario necesita respuesta de un sistema más complejo con memoria y gran almacén de información como es el Encéfalo superior.

Llegado este momento, todas las señales que nos llegan son evaluadas, las que consideramos importantes, o que son relevantes las trataremos y se desechan otras, las relevantes son las que le damos respuesta, es decir que tengamos ropa en contacto con nuestro cuerpo lo desechamos al igual que si una bombilla funciona bien en nuestra casa, ahora bien si ese tejido nos da picor o esa bombilla se fundió, entonces nuestro SNC se pone en marcha y dada la respuesta, es momento de que nuestro sistema de respuesta y lo haga por medio de los efectores al Sistema Nervioso Somático (controla la musculatura esquelética) o Sistema Nervioso Autónomo (controla glándulas y musculatura lisa).


Estos dos están y deben ayudarse el uno al otro.

El Sistema Nervioso Somático se relaciona a la parte motora, cuanto mejor entrenada esté, más rápidas y mejores serán las respuestas que se den en nuestro cuerpo, es decir en nuestro entrenamiento, la repetición de un patrón motor será el que nos dé una especificidad mayor y un control motor más eficiente, esto se traduce en mayor rapidez de movimiento, mayor control y estabilidad y por ende mayor fuerza, todo beneficios, por eso cuidar la técnica y repetir.

El Sistema Nervioso Autónomo se divide en tres.
  •             Simpático. Nos alerta de situaciones de peligro. Debemos activarlo antes de                        entrenar.
  •             Parasimpático. Se encarga de ahorrar energía y descansar los sistemas, esto se                             hace con DESCANSO.
  •             Entérico. Se encarga de vías intestinales.


Así pues cuando tenemos algún problema en casa nuevo, tardamos mas tiempo en solucionarlo nosotros o llamar a quien nos lo solucione, si este problema nos ocurre repetidas veces, la solución será mas inmediata y menos nos trastocará, eso en mi pueblo se llama ENTRENAR, así que entrenar pero con control, el resto vendrá solo.

Por otro lado, si un día tenemos varios problemas en casa y de diferente índole, nos colapsamos y se nos hace muy duro para nuestra cabeza, pues lo mismo le pasa a nuestro Sistema Nervioso, el cual tiene que ir adaptándose a las nuevas tareas, por ello necesita PERIODIZAR y DESCANSAR.

Y por último y para que nuestro sistema este alerta en el entrenamiento y aprovechemos al máximo este tiempo, CALENTAR, pero con cabeza, aprovechar el tiempo y maximizar.


En definitiva Calentar, entrenar, periodizar y descansar, los cuatro muy importantes.


Fernando Martínez
Máster en mecánica del ejercicio.
Entrenador en www.PrecissionFitness.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario