miércoles, 5 de febrero de 2014

Análisis de sangre. Qué encontramos en un perfil bioquímico y cómo nos afecta


Un individuo adulto tiene entre 4 y 6 litros de sangre, un 8% del peso total. Su temperatura es de unos 38 grados centígrados y su pH ronda los 7.4
La sangre consiste de un 55% de plasma sanguíneo y un 45% de elementos formes (células, fragmentos celulares...)
Dentro del plasma encontramos:
  • Proteínas (7%), Albúminas, Globulinas, Fibrinógeno...
  • Agua (91.5%)
  • Otros solutos (1.5%): Vitaminas, gases, nutrientes como aminoácidos, glucosa o ácidos grasos, electrolitos...
En el 45% restante encontramos plaquetas, Leucocitos (Neutrófilos, Linfocitos, Monocitos, Eosinófilos y Basófilos) y Eritrocitos (glóbulos rojos).












Existen diversos motivos por los que los resultados de la analítica pueden verse alterados:

  • Dieta: El paciente debe ser mantenido en ayunas entre 8-10 horas antes de recoger la muestra.
    - Si se recoge nada más haber comido, puede existir lipemia, es decir, un falso aumento de bilirrubida y hemoglobina y una predisposición a hemólisis "in vitro".
    - Si ha pasado mucho más tiempo (+24hr) puede darse un descenso de bilirrubina y urea y un aumento de lípidos circulantes.
  • Ejercicio: Puede producir un aumento del valor hematocrito, el % de sangre ocupado por glóbulos rojos.
    Se produce un aumento de leucocitos causado por los mediadores del estrés y un aumento de enzimas musculares como Creatin quinasa (CK), aspartato aminotransferasa (AST) o lactato deshidrogenasa (LDH).
  • Estrés: va a producir variaciones, sobre todo, en el leucograma.
  • Existen variaciones cíclicas, a corto plazo como la mayor sedimentación y concentración de la orina a primera hora de la mañana y a largo plazo como las variaciones hormonales provocadas por el ciclo estral.
  • Tratamientos como fluidoterapia, glucocorticoides... también disminuyen el hematocrito, las proteínas totales y aumentan las enzimas hepáticas.

Vamos a ver qué podemos encontrar en un perfil bioquímico:

  • Proteínas plasmáticas totales: Se miden albúminas y globulinas. Su valor normal es de 6.0 a 8.3 mg/dL pero un atleta debe conseguir valores no menores a 7.6. La albúmina y en general todas las proteínas, excepto las inmunoglobulinas, se sintetizan en el hígado. Es raro que las proteínas totales estén elevadas per se y cuando el valor es alto, se debe generalmente a una deshidratación. Las globulinas incluyen inmunoglobulinas, por lo tanto pueden elevarse por enfermedades infecciosas, inmunológicas, procesos inflamatorios...
  • Urea (BUN): La urea se sintetiza en el hígado a partir del amonio, que proviene del catabolismo de aminoácidos derivados de las proteínas tisulares y exógenas. Una parte del amonio se absorbe en el intestino, donde se forma por la acción de bacterias sobre los aminoácidos exógenos y sobre la urea endógena recirculada, se transporta hasta el hígado. La urea se excreta mayoritariamente por el riñón aunque 1/4 se expele por el intestino, convertida en amonio, absorbida y reconvertida en urea.
    El incremento de urea en plasma puede ser el resultado de incrementos de la degradación de proteínas oc uando la excreción está alterada, nos refleja la funcionalidad renal junto a la valoración de creatinina. Su valor normal está entre 10-40 mg/dL, ocurre que podemos diagnosticar sobreentrenamiento con este valor su éste asciende por encima de 50mg/dL.
  • La creatinina plasmática se deriva del catabolismo de la creatina que se encuentra en tejidos musculares. Su concentración no se afecta por la dieta, no se metaboliza, así que se excreta el 100% por los riñones. Es un parámetro que indica o mide la actividad renal. Sus valores normales se encuentran en 0.6-1.2mg/dL. Este valor puede verse aumentado tras varios años de entrenamiento centrado en hipertrofiar.
  • Alanino aminotransferasas, lo que se conocía antigüamente como GPT. Enzima encontrada en el parénquima hepático, un valor elevado indica daño en los hepatocitos y puede deberse a diversas enfermedades hepáticas aunque no sirve para valorar la función hepática. Entre 0-41 U/I es correcto.
  • Aspartato aminotransferasa, lo que se conocía como GOT. Enzima hepática que también se encuentra en músculo esquelético y cardíaco. Aumenta en alteraciones hepáticas graves y en casos de daño muscular (sí, el entrenamiento causa daño muscular, según la intensidad de éste, puede llegar a causar un daño muscular enorme y esto verse representado en este valor) Entre 0-37 U/I. Los valores de ambas transaminasas no suelen permanecer elevados tras 24-48hr de descanso del entrenamiento.
  • Bilirrubina: Los glóbulos rojos se renuevan constantemente y cuando son destruidos la hemoglobina liberada es captada y separada por el hígado. Ahí se recupera el hierro y se elimina la bilirrubina. Cuando la bilirrubina aumenta en sangre, puede deberse a una insuficiencia hepática, a una obstrucción en el flujo biliar o a un aumento en la destrucción de glóbulos rojos. Si es directa, los valores normales son 0-0.3mg/dL y si es total: 0.3-1.9 mg/dL.
  • Creatin quinasa (CK): Aparece en músculo esquelético y cardíaco (y en el cerebro). Se emplea para valorar el daño muscular.En los primeros días de entrenamiento, cuando sentimos agujetas, este valor estará incrementado notablemente. En algunas ocasiones, tras visitar al fisioterapeuta también pueden aparecer alterados.
  • Glucosa: Es el principal azúcar en la sangre. Refleja las condiciones endocrinas y emocionales del sujeto. No representa daño muscular. Puede ser importante en casos de diabetes u otras patologías que causan mala gestión de la glucosa y su distribución y absorción en los diferentes tejidos. Si tenemos niveles por encima de 126mg/dL, tenemos que repetir la prueba y descartar posible diabetes.
  • Calcio: el mineral más común en el organismo. No sólo se necesita para construir y reparar huesos y dientes, sino que está involucrado en la formación y correcto desarrollo de nervios, músculos, coagulación sanguínea y estrechamente ligado al trabajo del corazón. Entre 8.5-10-5 mg/dL son valores normales.
  • Colesterol: Encontramos como "colesterol bueno" el HDL y como "colesterol malo" el LDL. Bien.. esto no es del todo cierto ni es indicativo de tener buenos niveles de colesterol. Lo importante será calcular la fracción HDL-LDL y entonces sí podremos conocer el estado, en cuanto a colesterol, del individuo. Un individuo con niveles LDL altos pero con niveles HDL más altos todavía... está sano.
  • Hierro sérico: Es un elemento traza básico, es necesario para la formación de células rojas en sangre y para ciertas enzimas. Se comprueba que el hierro esté unido correctamente a la proteína correspondiente y  se comprueban sus niveles, si hay saturación y no se soluciona, puede llegar a catalogarse de "venenoso". Se puede medir la capacidad de la sangre de transportar Hierro (TIBC) y colaborar en un diagnóstico de la función hepática. El valor medio es entre 45-17 ug/dL, en atletas de fuerza que también trabajan cardio se observan valores superiores en 80 ug/dL. Es muy importante para los atletas en la etapa de pre-competición garantizar un nivel de Hierro correcto, si falta Hierro, nuestro atleta NO rendirá al 100%.
  • Ácido úrico: Es el producto final del metabolismo de algunos aminoácidos, es decir, de las proteínas. Se elimina por la orina, debemos prestar atención a niveles elevados, manifiestan una posible aparición de gota, una artritis por depósito de cristales en las articulaciones, generalmente se inflama el dedo gordo del pie produciendo un enorme dolor. Entre 3.4-7mg/dL son valores normales. Como ocurre con la Urea, si se sobrepasan los 8mg/dL debemos descansar del entrenamiento.
  • Amoniaco: es un indicador de la intensidad del entrenamiento en el atleta (Siempre centrándome en atletas con predominancia anaeróbica). Si combinamos este valor con un análisis de lactato (amoniaco/lactato) podemos determinar el esfuerzo de fibras IIb.
  • Magnesio: Es importantísimo para el correcto metabolismo de proteínas y carbohidratos, se encuentra en verduras verdes, pescados... Su valor medio está entre 1.9-2.5 mg/dL, un atleta debe procurar no descender de 1mmol/L. Su déficit provoca calambres musculares, falta de concentración, falta de apetito, recuperación ineficiente...

*Quiero agradecer a los compañeros de efdeportes su aportación con las tablas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario