martes, 8 de octubre de 2013

Trabaja la propiocepción del hombro

Todos hemos sufrido dolor de hombros alguna vez, ya sea en una porción u otra, en un músculo u otro. Para evitar cualquier posible lesión futura vamos a trabajar la propiocepción de esta articulación tan compleja pero ya sabéis, los que me conocéis, nunca digo las cosas porque sí; así que explicaremos primero en qué consiste dicha articulación que vamos a tratar.

La articulación gleno-humeral es una articulación congruente, ésta posee una superficie cóncava de muy poca profundidad que se articula con una superficie convexa, esta relación articular hace que la articulación sea muy inestable.  No es una articulación que rote sobre un eje fijo, sino que el movimiento es de deslizamiento sobre un eje de rotación que se traslada continuamente. Así, para que este deslizamiento sea posible, la cápsula debe ser flexible.

Los músculos son los que mueven la articulación y la estabilizan, la mayoría de dolores que sentimos se deben a un control muscular deficiente, muchas veces posiblemente evitado con un entrenamiento debidamente estructurado.


Voy a proponer diferentes ejercicios que podemos realizar antes de comenzar la sesión de entrenamiento:

  • Nos apoyamos contra una pared siendo una de nuestras manos (con el brazo en máxima extensión y el codo desbloqueado) el único punto de apoyo, variamos el ángulo de apoyo situando la mano más arriba o más abajo para evitar que el torso se acerque a la pared por su propio peso.

  • Nos sentamos en un banco y apoyamos las manos a cada lado de la cadera, inclinamos el torso para localizar todo el peso sobre una de las manos (brazo en máxima extensión y codo desbloqueado)

  • Nos situamos en cuadrupedia (4 puntos de apoyo), realizamos el mismo movimiento de localización de la carga variando entre cada mano, inclinamos el torso hacia un lado para que todo el peso recaiga sobre una de las manos y cambiamos al otro.

  • Nos situamos en cuadrupedia (4 puntos de apoyo), esta vez abrimos uno de los brazos variando el ángulo de apoyo (p.ej: abrimos la mano izquierda hacia la izquierda manteniendo la derecha) y modificamos la carga que reposa sobre cada miembro del torso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario