lunes, 1 de abril de 2013

Refrescos VS Fitness



Un día más en Precission Fitness os traemos un artículo sobre un tema muy interesante de la mano de nuestro colaborador y bioquímico Juan (@FitnessJuan), esta vez sobre los efectos de la Coca-Cola y su labor influyendo en una menor progresión y rendimiento.

Últimamente nos sorprende cada vez más la cantidad de, a lo que nosotros llamamos, "productos engañosos" que podemos encontrar en la industria alimentaria. ¿Cuántas veces hemos visto esos cereales fitness y ese marketing tan elaborado que te promete perder peso con unos cereales que en verdad están cargados de azúcar? Como este ejemplo hay muchos más, pero en esta ocasión vamos a centrarnos en la famosa Coca-Cola que aparte de ser perjudicial a distintos niveles, tiene una gran repercusión en nuestro rendimiento deportivo. Así que, ¡vamos a desenmascarar este refresco!

Muchos de vosotros os habréis fijado alguna vez en la composición de esta bebida, pero es tan complicada de entender que al momento desistimos. Pues bien en este artículo os vamos a explicar que significan estos componentes y que relación guardan con el fitness.

Co2
Lo conocemos como dióxido de carbono y forma las burbujas del refresco. Esta molécula en contacto con el agua del organismo se convierte en ácido carbónico que es capaz de disociarse liberando protones o iones "H+" .Esto ocurre según el proceso:

CO2+H2O = H2CO3
H2CO3 = HCO3 + (H+)
HCO3 = CO3 + (H+)  Así es como se produce la disociación de este ácido.

Esta liberación acidifica nuestro organismo lo que conlleva una menor resistencia al ejercicio y una aparición anticipada de la fatiga muscular. Como consecuencia no seremos capaces de dar el 100% en el entrenamiento, retrasando enormemente nuestro progreso.

Ojo a las consecuencias de tan sólo el hecho de que sea una bebida carbonatada. Esto es solo la punta el iceberg, ya que los aditivos que posee son incluso más perjudiciales.
Muchos de ellos están prohibidos en varios países por los efectos nocivos que posee, entre ellos varios están relacionados con un descenso de la vitamina B6 o piridoxina la cual es importantísima para una buena absorción y metabolismo de proteínas que conforman nuestros preciados músculos. Un descenso de sus niveles, ocasiona una menor regeneración del tejido muscular tras el ejercicio.
También se asocian a posibles estados de anemia (descenso de glóbulos rojos en sangre) por lo tanto nuestros músculos no recibirán el aporte de oxigeno necesario para llevar a cabo sus funciones.


La enorme cantidad de azúcares que posee no es para menos, ya que está asociado a un incremento en la posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2 provocando una resistencia a la insulina y sus consiguientes alteraciones patológicas. El páncreas en este estado intenta liberar más insulina para llevar a cabo su efecto hipoglucémico al haber resistencia, pudiendo producir una pancreatitis  alterando la síntesis y liberación de la insulina y el glucagón, hormonas de gran importancia en el desarrollo muscular y el rendimiento deportivo.

Entre estos aditivos, cabe destacar el ciclamato sódico que produce aumento de nitrosaminas en sangre las cuales están relacionadas con cáncer de hígado, órgano principal que regula la absorción y metabolismo de proteínas lípidos e hidratos y su posterior utilización en el organismo.

También encontramos aditivos implicados en el desarrollo de leucemias (descenso de glóbulos blancos del sistema inmune) que será agravante después de realizar nuestro entrenamiento ya que al finalizarlo nuestras defensas disminuyen considerablemente.

Otro gran protagonista aquí es el ácido fosfórico (H3PO4) que como todos los ácidos libera protones al medio según la reacción:

H3PO4 = H2PO4 + (H+)
H2P04 = HP04 + (H+)     
HPO4 = PO4 + (H+)

Como ya hemos comentado acidifica nuestro organismo alterando significativamente el proceso de la contracción muscular. Esto ocurre ya que la troponina, proteína que bombea el calcio es inhibida por el descenso del PH (aumento de la concentración de iones H+), dificultando la formación del complejo actina-miosina al no poder liberar calcio del retículo sarcoplasmico.

Además provoca un desequilibrio entre los electrolitos de las células musculares que incrementa aún más la incapacidad de llevar a cabo un entrenamiento muscular eficaz. A esto hay q añadirle la disminución de la absorción de calcio que provoca este ácido (meted un hueso en un vaso con Coca-Cola unos días y veréis a lo q me refiero) así como la descalcificación de los huesos que se traduce en una mayor posibilidad de sufrir lesiones más fácilmente.

Para terminar sabed que todo lo que sea un descenso excesivo del pH afectara mucho a nuestro entorno intestinal concretamente a las vellosidades intestinales que no serán capaces de absorber los nutrientes necesarios para llevar a cabo la regeneración y ganancias musculares que tanto nos interesan.

Ahora entendéis muchos de los consejos que os damos desde Precission Fitness sobre cómo alcalinizar el organismo, no queremos decir con esto que no os acerquéis a este tipo de refrescos, simplemente, que sepáis realmente lo que bebéis.

1 comentario:

  1. ¿Y que ocurre con la coca-cola light y la Zero? ¿Y con el Aquarius libre?

    ResponderEliminar