martes, 1 de enero de 2013

Pon las hormonas a tu favor!


Bueno, como primer artículo voy a hablar de algo que nos interesa a todos, a los que queremos ganar masa muscular, a los que queremos mejorar nuestro rendimiento en cualquier deporte o a los que queremos reducir la grasa corporal tan rápido como sea posible. Las hormonas, y en concreto voy a hablar hoy de la más importante de ellas,  la Testosterona. De las mayores responsables en la síntesis proteica.
Voy a explicar cómo mejorarla mediante el entrenamiento, un programa bien estructurado teniendo en cuenta esta hormona marca la diferencia, y mediante la nutrición, uno de los pilares muchas veces olvidados por los obsesionados con entrenar y entrenar.
Lo más importante y lo primero que debemos hacer es cambiar todos los ejercicios mono-articulares, como las típicas flexiones de codo que tan típicas son por ejercicios multi-articulares, una dominada con agarre en supinación completaría el ejemplo, este tipo de ejercicios, trabaja completamente el bíceps, como el ejercicio de flexión de codo, pero implica además todos los músculos estabilizadores del núcleo y los músculos de la espalda. Y a mayor masa reclutada para realizar el ejercicio, mayor estrés metabólico se produce, lo que redunda en una mayor producción de Testosterona.
La intensidad y el volumen de cada serie de ejercicios es también un aspecto a tener muy en cuenta, no sirve con hacer una serie de Press de Banca y no poder con tu alma, ni sirve hacer 10 series de ese ejercicio con una barra sin discos…Quiero decir con esto que hay que buscar la relación óptima entre intensidad y volumen, 4 series de un ejercicio sería lo correcto generalmente, en cuánto a la intensidad, ¡debes concentrarte y darlo todo en el gimnasio!
No olvidemos que la Testosterona es una hormona que deriva del Colesterol, los que intentáis evitar al máximo esos alimentos por el colesterol, dejar de hacerlo, muchos estudios aseguran que no está tan relacionada como parece la ingesta de alimentos ‘con colesterol’ con niveles peligrosos de colesterol malo. Así que vamos a dejar las yemas donde están cuando hagamos la tortilla, y vamos a introducir carnes rojas donde sólo había pollo asado…
Revisando estas sencillas pautas podemos aumentar nuestros niveles de Testosterona y dar un impulso a nuestros objetivos, pero como siempre, hay muchas más variables que intentaré explicar poco a poco y que se deben tener en cuenta a la hora de elaborar un plan de entrenamiento y de nutrición.


Autor: Andrés de Santiago
COACH Fitness Online
Twitter:
@Precissionfitne
Web: www.PrecissionFitness.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario